martes, 11 de marzo de 2014

Adictos Posiblemente a lo Imposible



Seres humanos, perfectamente imperfectos, adictos al placer de la vida, a la felicidad, al amor, a los retos y al éxito. Seres humanos que nos encontramos en continuo cambio ideológico, sentimental y social. Inconformistas buscamos siempre algo más, algo nuevo, diferente y excitante.  Se suele decir que somos complicados, y es cierto, lo somos. Los que no se consideren complicados, deberían proponerse serlo.  Lo normal nos aburre, lo complicado nos entretiene y excita.  Siendo seres tan perfectamente imperfectos y por consiguiente, seres humanos complicados, no sé por qué, pero nos enamoramos de lo imposible. Cierto es también que, desde pequeños nuestros padres, abuelos y profesores de matemáticas nos han dicho que no hay nada imposible, solo hay que luchar para que lo imposible se convierta en posible. Supongo que por eso cuando yo era pequeña ponía tanto empeño en  intentar volar saltando desde lo alto de un muro con una capa estilo Superman, me enamoré del Monstruo de las Galletas y practicaba trucos de magia. En fin, dulce juventud, dulce inocencia, que bonita fué. Pero nunca hemos dejado de enamorarnos de lo imposible. Nos enamoramos de algún componente de Nsinc,  actores como Brad Pitt o de nuestro profesor de deportes y, soñábamos  con como ellos suplicaban por nuestro amor.
Ahora, adulta dentro de lo que se puede considerar, veo que nada ha cambiado. Seguimos buscando lo difícil, lo complicado, lo imposible. Me recuerda a cuando jugaba al Tetris. Me podía pasar horas enganchada intentando encajar las piezas. Con cada nivel que subía, más se complicaba encajar las piezas de forma correcta, pero más me divertía, y ni un segundo habría pensado en volver a repetir el nivel básico que era mucho más sencillo y en el que conseguía encajara todas las piezas. El nivel básico se aburría, a pesar de que en él pudiera encajar todas las piezas a la perfección.  Siempre quería seguir intentándolo con el siguiente nivel, más complicado, donde las piezas no encajaban del todo.  Cuanto más costaba intentar encajar las piezas, más me excitaba, más empeño ponía en superar el nivel y me enfrentaba con ansia al siguiente. Había un tope, no recuerdo bien si llegaba hasta el 20 o el 30, pero claro está que el último nivel, el más complicado, por mucho que nos lo pasaramos, nunca nos llegó a aburrir. Algunos quizás no habrán jugado al Tetris o estarán cegados con el Candy Crash, pero supongo que la excitación de alcanzar el siguiente nivel, el más complicado, sigue siendo la misma. Siempre vamos en busca de un nuevo reto, en superarlo y ver que aventuras nos puede traer el siguiente.
Al final el amor no es más que otro juego que nos apasiona.  Podemos encontrar al amor perfecto, donde todas las piezas parezcan encaja a la perfección. Pero parece que eso no nos basta. Cuando las piezas encajan con facilidad nos falta algo. Por mucho que nos fastidie,  somos humanos, somos complicados, masoquistas, idiotas  o como lo quieran llamar, pero el amor imposible y complicado, por muy conscientes que seamos de lo imposible y complicado que es, es el que mas ansiamos conquistar y el que mas cuesta olvidar. Nos envolvemos y enganchamos a dramas estilo película Dinviny de los domingos por la tarde.  ¿Por qué nos complicamos tantos? Solo somos simples humanos. Pero complicarnos la vida se ha convertido en una nueva disciplina que quizás se represente próximamente en los Juegos Olímpicos.

  Gracias padres, abuelos, profesores, Hollywood, pics del facebook, gracias a todos por hacernos creer en lo imposible y hacernos perder la cabeza por él, que aburrida sería la vida si fuéramos conformistas. He aprendido a ver la vida como un juego. Un juego divertido, en el que a veces se gana y otras se pierde. Un juego en el que se engaña y se hace trampa. Cambiamos de contrincantes y de equipo. Cuando nos cansamos de un juego, buscamos uno más divertido, más retos, más aventuras, en continua búsqueda del éxito. Nos proponemos metas y objetivos, cuanto más nos cuesta conseguirlas, más satisfechos  y mayor felicidad nos proporcionará cuando las alcanzamos.  Y así sigue el círculo vicioso de la vida.
 Al final hay personas que se conforman con llegar a casita cuando juegan al parchís, y otras que  se excitan intentando comerse al compañero de juego.



        Podemos encontrar el amor perfecto, pero nunca nos excitará tanto  como el amor imposible.

16 comentarios:

  1. Hello!! Pues me lo he pasado pipa leyéndote! Si el título de mi blog je ha servido de inspiración, bienvenida sea! Jajajaja!
    Somos seres tan complicados!
    Y los que no lo son, y siguen a un rebaño.. puf! Los considero aburrid@s o sin personalidad!
    En todo estos cambios y escoger otros caminos..juegan un papel muy importante las emociones!!!
    Son un timón en nuestras vidas..
    Más que el que nuestras piernas caminen..
    Bueno voy a seguir leyendote, a ver qué descubro! Jeje!
    Buen rollito desde ya sabes..
    Ave Fénix... Hagamos Posible lo Imposible..
    http://www.gema-avefnix.blogspot.com.es/?m=1
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Gema! La verdad es que fué pura casualidad, y también me hizo mucha gracia cuando descubrí tu blog ayer :) Si es que el mundo es demasiado complicado para entenderlo y más aún para intentar ser perfectos o conformarnos con ello. Ayer justo te lo comentaba en tu blog, la vida es corta para ser conformistas o cómodos. Hay que hacer lo que a uno le hace feliz. Viva la variedad, las piezas desencajadas y la elección de los diferentes caminos que nos proporciona la vida.
    Saludos y nunca dejes de escribir!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola. Estaba leyendo tu blog. Tengo un desafío en el mio asi que si puedes pasar lo agradecería. :)

    http://sitedigonosirve.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho, es una reflexión muy bonita que estoy segura a más de uno les gustó. Pues contiene un gran mensaje que fortalece muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofía! Si es que muchas veces nos complicamos la vida, porque es más divertido jeje.
      Saludos y gracias por leerme ;)

      Eliminar
  5. Pero que grandes verdades he encontrado por aqui. Excelente entrada! Gracias por compartir. Saludos desde Puerto Rico

    ResponderEliminar
  6. gran verdad y muy buen texto a todos nos excita lo imposible a todos
    un besitooo ;)

    ResponderEliminar
  7. http://mividamisnormasme.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Grandes verdades, me ha encantado tu blog!

    www.pontelasbotas.me

    ResponderEliminar
  9. Súper padre, me gusta como escribes y con la pasión que lo haces, el amor tema de desvelo y noches de desesperación para tantas personas. Musa para tantos escritores.

    http://frasesparafacebook.com

    ResponderEliminar
  10. Tenes mucha razón, gracias por compartir. Me ayudo mucho!

    ResponderEliminar
  11. Toda la razón, justo ahora me peleo con mi razonamiento lógico y un amor imposible.
    Pero... como me mata el estar aquí, él allá y en medio el deseo de convertir los sueños en realidad.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor nunca tiene lógica. Cuanto más irracional, imposible y estúpido nos parezca, más nos engancha jaja. Gracias por leerme :)

      Eliminar
  12. Te invito a seguir mi blog! Creo que va a gustarte!
    http://panoramasdeamor.blogspot.com/
    Saludos

    ResponderEliminar